Terapias Energéticas

LA REALIDAD ENERGÉTICA

El Ser Humano, la Naturaleza y la Vida pueden entenderse como procesos energéticos. Todo cuando acontece es un proceso cuantitativo y cualitativo que puede medirse energéticamente.

Los procesos biológicos, emocionales y psicológicos que el ser humano experimenta son sucesos energéticos, que además portan información. A nivel físico, la alimentación y otras fuentes proporcionan la energía necesaria para la vida. Por su parte, las emociones, son procesos energéticos que proporcionan información y motivación a las acciones. La mente y los pensamientos constituyen energía psíquica que determina la percepción de la realidad y la interacción con el entorno.

La expresión básica de todo lo que existe

La visión de la Realidad y de nosotros mismos como procesos energéticos es relativamente reciente y cada vez es más aceptada entre las personas; no obstante, aún existen ciertos prejuicios al respecto en gran parte de la sociedad. En mi opinión, esto se debe al cariz exotérico y mágico con el que se aplican las terapias energéticas hoy en día, así como el largo camino que a Occidente le queda por recorrer en este sentido.

Para mí, la realidad energética es algo de sentido común, que además la ciencia se está ocupando de demostrar día tras día. Las culturas orientales han integrado esta noción de realidad energética desde hace miles de años y muchos de sus corpus médicos, científicos y filosóficos están basados en ella. A este respecto, nos llevan mucha distancia.

La Terapia Holística no sería tal si no tuviera en cuenta la Realidad Energética y se sirviera de ella para los procesos terapéuticos, de una manera seria y responsable.


Cada uno de nosotros vivencia cientos de procesos energéticos al día, otra cosa es que seamos conscientes de ello. Esta "inconsciencia energética" nos perjudica de muchas maneras ya que estos procesos nos afectan tanto internamente como a nuestro entorno de manera continua.

La función de las Terapias Energéticas

A nivel terapéutico, las Terapias Energéticas se ocupan principalmente de dos aspectos: aumentar el nivel de energía de la persona y optimizar su calidad.

Un nivel de energía bajo es equivalente a la enfermedad, tanto psicológica, como física. Un ejemplo claro de esto es la depresión, en la que la persona no tiene energía disponible para llevar su vida normalmente. Además del nivel de energía, es necesario que ésta sea de calidad. La calidad energética depende de que cada proceso ocurra en su rango de frecuencia y se mantenga en él. Cada proceso físico y psíquico conlleva una vibración determinada y si ésta se ve alterada o distorsionada, la energía ve mermada su calidad.

Por tanto, las Terapias Energéticas se ocupan de aumentar el nivel de energía para que los procesos puedan ocurrir y además armonizan las vibraciones correspondientes para que los procesos operen normalmente. Los bloqueos físicos, emocionales y psíquicos deprimen el nivel de energía y alteran su vibración. Por eso, en última instancia, las terapias energética se ocupan de liberar los bloqueos para que la circulación energética ocurra normalmente en pos de la salud.

En las pestañas correspondientes puedes encontrar más información sobre las Terapias Energéticas que aplico y cómo funcionan cada una de ellas.

En qué pueden ayudarte las Terapias Energéticas


- Optimizar tu energía y aumentar tu tono vital.
- Complemento en procesos de enfermedad crónicos y agudos.
- Armonización y revitalización del cuerpo.
- Limpieza y elevación del campo energético.
- Aumento de la claridad y el equilibrio mental.
- Liberación de bloqueos emocionales.
- Complemento y aceleración de procesos terapéuticos de toda índole.
- Expansión de la conciencia a través del aumento de nivel de energía.
- Aumentar tu sensibilidad, receptividad y apertura.
- Expandir tu percepción y capacidad de expresión.
- Catalizar cambios y tomas de consciencia.

 

 

© Terapia Holística 2018. Todos los derechos reservados.