Psicoterapia Holística CONSCIENTE INCONSCIENTE

INCONSCIENTE: LA INTEGRACIÓN DE LA SOMBRA Y EL YO NIÑO

El Inconsciente es la siguiente capa en nuestra psique y la constituyen todos los aspectos, negados, reprimidos y ocultos con los que no nos identificamos (Sombra). Básicamente, y en el contexto terapéutico, en el inconsciente se alojan todas las experiencias dolorosas no integradas por la personalidad y que tienen su origen vital en la infancia (Yo Niño o Niño Interior).

Normalmente, el contenido emocional de todas las experiencias infantiles que no han sido sanadas se repiten a lo largo de la vida adulta hasta que se reparan. Además del inconsciente personal, está el Inconsciente Colectivo de la familia, la sociedad, la raza y otros muchos que también se manifiestan en la vida psíquica del individuo.

El Inconsciente y el Destino

El Inconsciente es una potente fuerza creativa, que se manifiesta de diversos modos y es capaz de dirigirnos hacia situaciones, encuentros y comportamientos que a las personas no conscientes de esta dinámica, se le aparecen como "casualidades" o "destino" como ya lo dijo Jung en su famosa frase "lo que no se hace consciente en la vida, se manifiesta como destino".

A nivel energético, el inconsciente puede considerarse como una energía bloqueada, "coagulada" de enorme potencial, que pulsa continuamente hasta que la persona abre el dique que la contiene, la libera y la integra. La inmensa mayoría de problemáticas, si no todas, tienen un origen inconsciente: las personas no pueden solucionar ciertos aspectos, no pueden cambiar o se encuentran siempre con las mismas situaciones porque hay factores inconscientes afectando el proceso.


El problema con el inconsciente es que nosotros mismos hemos erigido defensas para no acceder a él, por tanto, en primera instancia, suele ser necesaria la ayuda terapéutica para acceder a las zonas que están ocultas y revelarlas para luego enseñar a la persona a acceder a él de forma autónoma. Lo que se relega al inconsciente es producto de la socialización, la educación y la familia, por tanto, el Inconsciente no es sólo negativo, sino también Positivo. Muchos aspectos no tolerados en la niñez son positivos, como la vulnerabilidad o la creatividad, por lo que no es raro que personas que trabajan esta dimensión comiencen a desplegar instintos y talentos hasta ese momento ocultos.


El trabajo terapéutico del Inconsciente


El trabajo terapéutico principal con el inconsciente es hacer emerger el contenido no integrado para poder sanarlo y así evitar que domine la vida de la persona. Es necesario recuperar al Niño Interior, sus cualidades positivas perdidas, sanar las memorias negativas infantiles o familiares y aprender a encontrarnos con nuestra Sombra, es decir, nuestros impulsos negativos, y también con nuestros impulsos primitivos como humanos.

Para realizar esta tarea, identifico el mapa característico de cada persona en relación a sus heridas infantiles así como los aspectos negados de la personalidad y realizamos un trabajo sistemático de liberación de las emociones, creencias y energía bloqueadas. Además, la persona aprende a manejar su Sombra desde su Yo Consciente, a través de un trabajo de Autofacilitación y Autoasistencia Integral con el Inconsciente.

El trabajo con el Inconsciente es mucho más amigable y sencillo de lo que parece, es hondo, es emocionante y es necesario. Las personas que integran su Sombra se liberan de somatizaciones, ven transformado su mundo emocional, sus relaciones, se sienten más completos, íntegros, con la sensación de haber recuperado una parte fundamental de sí mismos.

 

© Terapia Holística 2018. Todos los derechos reservados.