Psicoterapia Holística CONSCIENTE INCONSCIENTE

CONSCIENTE: LA RECUPERACIÓN DEL YO

La terapia a nivel Consciente se ocupa de tratar el Yo Adulto o nuestra identidad personal: el conjunto de aspectos corporales, emocionales y mentales con los que nos identificamos y que conforman nuestra realidad personal única. Esta identidad es producto de nuestro desarrollo, y a un nivel visible se expresa en nuestro Carácter y Personalidad.

El objetivo de la terapia a nivel Consciente es de recuperar y fortalecer el Yo a fin de proporcionar una base psicológica personal sólida e integrada para poder manejarse óptimamente en la vida y alcanzar la felicidad y plenitud personal.

La distorsión del Yo

En un desarrollo sano, nuestra identidad se forma y se fortalece, configurando naturalmente nuestra realidad psicológica personal. Sin embargo, lo que suele ocurrir es que el curso normal del mismo se ve alterado por diversos factores, con lo que parte de nuestra identidad se ve dañada y distorsionada por las experiencias negativas que sufrimos a lo largo de nuestra vida, especialmente durante la infancia.

Estos alteraciones aparecen en forma de emociones, creencias y patrones de conducta negativos, tanto a nivel consciente como inconsciente, y una vez creados, persisten durante toda la vida de la persona, hasta que se realiza un trabajo terapéutico para desactivarlos. Hasta entonces, estos "programas perpetuos" continúan activos, alterando nuestra realidad mental, emocional, corporal y relacional.

Los "programas del Yo" son mecanismos rígidos, que nos impelen a repetir compulsivamente los mismos comportamientos, impidiéndonos actuar de un modo creativo. Muchos aspectos con los que nos identificamos al decir "yo soy así", son en realidad "programas" que no existirían en nosotros si no hubiéramos sufrido alteraciones o daños durante nuestra vida. Es decir, los consideramos partes normales de nuestra personalidad, cuando en realidad no lo son.

El trabajo terapéutico del Yo

El primer nivel del trabajo es la toma de conciencia de los patrones negativos del Yo y la posterior desactivación de los mismos. Para realizar este trabajo, estructuro el Mapa del Carácter y la Personalidad particular y único la persona. A partir de éste, realizo un trabajo intensivo con las respuestas defensivas, automatizadas y reactivas, a fin de desactivarlas.

Una vez liberada la función reactiva de la personalidad, el trabajo terapéutico se ocupa en esta segunda fase de reconectar a la persona con su Yo Real y fortalecerlo, lo que se traduce en un re-encuentro con la identidad personal original de base y la incorporación de herramientas para funcionar de un modo psicológicamente sano y maduro a todos los niveles, a través de un trabajo intensivo de educación corporal, emocional y mental.

De alguna manera, la terapia "rescata" la verdadera identidad de la persona, y la hace crecer desde su base, no desde la distorsión, tal y como debería haber ocurrido en su desarrollo, y no ocurrió. Se trata de un trabajo de re-paternaje que resuelve las carencias en el desarrollo y potencia la realidad psicológica natural.

 

© Terapia Holística 2018. Todos los derechos reservados.